Edición Nº35

  • De modo extraño, y contra toda predicción de la modernidad ilustrada, las religiones muestran otra vez su incidencia en el espacio público. No quiere decir que estemos en una era “religiosa”, o que las creencias y cargas simbólicas premodernas – base también de muchas estructuras institucionales modernas – estén vigentes, ni mucho menos que hayan reemplazado los modelos de explicación del mundo basados en la ciencia y la tecnología.

    • Desde su constitución inicial por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay en 1991, el Mercado Común del Sur (Mercosur) tuvo como objetivo principal propiciar un espacio común que generara nuevas relaciones comerciales o potenciara las ya existentes a través de la integración competitiva de las economías regionales. En este contexto, resulta importante hacer un tratamiento del impacto de los tratados realizados con Israel y Palestina, a fin de analizar su impacto económico tanto para el bloque como para cada país firmante.

      • Este año, la República Argentina celebra el Bicentenario de la declaración de la independencia. En casi todas las naciones que se sacudieron algún yugo de encima, la proclamación de la libertad y la independencia se dieron en un mismo acto. Todos esos países festejan su “cumpleaños” -la fiesta nacional- un mismo día; Estados Unidos de Norteamérica, el 4 de julio; Francia el 14 de julio; Israel el 14 de mayo, y así tantos otros. Los argentinos, en cambio, tenemos dos fechas patrias que evocan, respectivamente, la Revolución de Mayo de 1810 y la Declaración de la Independencia en 1816. Esa duplicidad de fechas fundacionales abre a su vez una controversia subalterna acerca de cuándo debe festejarse con mayor fasto y energía cada aniversario, si en una u otra de las fechas citadas; o en ambas, como de hecho viene ocurriendo.

        • Estamos viviendo en Latinoamérica en los últimos años, un incremento de la criminalidad particularmente violenta, que nos alarma en varios sentidos. Entre estos nuevos delitos complejos, observamos al secuestro extorsivo como una de las modalidades más perversas y peligrosas como expresión de violencia individual.