Comunidades judías

  • En Argentina las pequeñas comunidades no representan, demográficamente, un número considerable. Empero, no se ha vislumbrado la problematicidad y complejidad de esas colectividades cuando se hace hincapié solamente en la inevitable caída y decadencia. Aun se esté tratando de proporcional otro punto de vista (colaboración, intercambio de actividades, protagonismo federativo) se cae, inevitablemente, en lo equívoco: no buscar la médula nucleótica, no considerar la palpitante vida judía, no saber aprovechar lo que es adecuado y trascendente.

    • La Comunidad Judía de la Argentina interviene, como comunidad organizada, en la temática social de la vejez, desde principios de este siglo. Es una Comunidad integrada por un cuarto de millón de personas. Más del 80% de las mismas residen en la ciudad de Buenos Aires y en sus alrededores. Nuestro trabajo se origina en observaciones y cuestionamientos propios tanto como en formulaciones, preguntas y dificultades planteadas por nuestro staff de 200 profesionales en el marco de actividades intergeneracionales y de reflexión, fundamentalmente durante las horas de supervisión.

      • El hasta tiempo atrás denominado Museo Etnográfico Estatal de los Pueblos de la URSS, en San Petersburgo, contiene una colección etnográfica judía más rica que las que puedan encontrarse en cualquier otro museo de la ex URSS. Sus pertenencias judías comprenden más de mil objetos. El Museo alberga también una colección de centenares de fotografías y una variedad de escritos y tarjetas postales, así como obras pictóricas de artistas judíos. Todo este conjunto constituye un precioso tesoro cultural.

        • Una vez elaborado el padrón comunitario de la comunidad judía de Santiago de Chile y previo a la etapa de elaboración de datos, los entes patrocinadores del mismo —la Federación Sionista y la Agencia Judía— decidieron aprovechar el material obtenido para realizar un estudio más profundo sobre la comunidad. Para ello, se decidió realizar una encuesta cuyos objetivos eran analizar la composición del judaísmo chileno, su identidad judía y sionista y su participación en la vida comunitaria. A fin de cumplimentar dichos objetivos se preparó un cuestionario que abarcase dichos temas y para realizar dicha tarea se decidió preparar una encuesta.

          • La aparición del sionismo en el siglo XIX, plasmó el anhelo del pueblo judío de volver a su tierra histórica en el marco de un Estado moderno. No obstante, ninguna corriente sionista, salvo la plataforma del Sionismo Espiritual, supo dar respuesta al interrogante: la relación entre el futuro Estado Judío y la Diáspora. ¿Cómo fue cambiando a los largo de los años? ¿Cómo debería ser en esta época? ¿Qué le puede aportar Israel a la diáspora y viceversa?

            • ¿Desde cuándo hay judíos en la Argentina? ¿Cuántos años hace que hijos del pueblo de Israel han llegado por vez primera a este gran país de la América del Sur y se instalaron en él, integrándose con sus destinos nacionales y compartiendo con los demás pobladores las penas y las glorías, los afanes y los triunfos, las vicisitudes y los progresos que concurrieron a la consolidación nacional argentina? Por último, ¿cuándo comenzamos nosotros, los judíos argentinos, a organizamos en comunidad, tal como es nuestro hábito tradicional en todo país en que nos asentamos?

              • Aplicando una visión retrospectiva para develar las tendencias históricas, la autora analiza los conceptos básicos “Cultura” y “Personalidad Básica, o Carácter Nacional” con el alcance que tienen en una sociedad moderna para analizar el caso argentino de la integración de los inmigrantes judíos y su identificación y aporte a la cultura del país.

                • "No le temo al antisemitismo en nuestra región. Más que a los antisemitas yo le temo a la vulnerabilidad de la posición judía en las sociedades americanas. Vulnerabilidad por ser minoría, por pertenecer social-mente a una clase en estos momentos desfavorecida que es la clase media" decía el profesor Manuel Tenenbaum en una conferencia en 1996.

                  • por Martha Wolff

                    Retrospectivamente tanto el cincel, como la pluma y las máquinas de escribir con cintas entintadas, fueron los instrumentos que convirtieron los lenguajes invisibles en visibles de los hombres convirtiendo lo abstracto en real. Cualquier usuario de la red con este recurso de comunicación está en contacto con el mundo y al utilizarlo siente que tiene algo que decir, contar, protestar, agregar, celebrar, enseñar y figurar.

                    • Esta investigación abordará un aspecto hasta ahora poco tratado en los análisis históricos sobre el Ecuador del siglo XX: la aparición de un movimiento político amplio, diverso y plural que encabezó la lucha contra la penetración del nazismo en tiempos de la Segunda Guerra Mundial. La comunidad judía, que estaba cumpliendo sus primeros años de vida en Ecuador, tuvo una participación de importancia en este movimiento de denuncia a partir del periódico La Defensa, aparecido por primera vez el 29 de octubre de 1940, con la actuación destacada del periodista Benno Weiser al frente de dicha publicación. 

                      • La labor de las organizaciones judías locales y la asistencia a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial no ha sido un gran foco de interés para la historiografía. En este sentido, el mayor desarrollo en el campo académico se dio sobre el análisis de las políticas migratorias respecto del ingreso de refugiados judíos y otros colectivos, mientras que en los últimos años se observan más trabajos que se preocupan por el estudio de la recepción temprana del conflicto por parte de la comunidad judía, sus prácticas conmemorativas y representaciones.