Educación

  • por León Trahtemberg

    Cuando se habla de asimilación, usualmente los líderes se refieren a los judíos que por razones de matrimonio, sociales, residencia, cultura o identidad, van asumiendo los valores de otros, alejándose o desistiendo de los propios que heredamos de la tradición de nuestro pueblo. En algunos casos son los valores del materialismo y consumismo, que arrastran a los judíos a la vorágine del trabajo y la recreación placentera inmediata...

    • Escuelas judías han existido en la Argentina desde hace más de cien años. Los inmigrantes judíos procedentes de Europa oriental y de la cuenca del mar Mediterráneo, que construyeron sus hogares en las ciudades y en las colonias agrarias, cuidaron de fundar también instituciones educativas que les sirvieran para transmitirá sus hijos los variados componentes de la cultura y religión judías.

      • por Deborah Lipstadt

        La negación del Holocausto constituye un ataque contra la historia y contra el conocimiento. Aunque generalmente tal práctica es emprendida por un grupo pequeño, tiene en sí potencial como para alterar dramáticamente la manera en que la verdad es transmitida de una a otra generación.

        • Una de las razones por las cuales la instrucción escolar no equivale a la educación, sino que es una preparación, o un fundamento, para poder educarse, estriba en que en la escuela nos hacen seguir un programa de estudios impuesto por las autoridades que controlan lo que debería enseñarse en base a la tradición y las convenciones; pero esto posiblemente tiene poco que ver con el conocimiento concreto que se necesita más tarde para vivir con sabiduría y ética. Esta distinción es importante cuando se considera qué debería enseñarse en base a su utilidad para la adopción de decisiones en la vida real, antes que ser influidos solamente por el contenido histórico o la política de los programas de estudios.

          • por Nelson Pilosof

            Vivir de acuerdo a estructuras mentales y sociales compartidas confiere sosiego y reduce ciertos riesgos. Pero no prepara para encarar los cambios inevitables ni para disfrutar la inspiradora incertidumbre que nos impulsa a navegar en procura de horizontes desconocidos. La quietud cae imperiosamente en el quietismo. El quietismo genera desgaste. El desgaste, tedio. El tedio, vacío existencial y parálisis. La parálisis, frustración. La frustración, resentimiento. El resentimiento, envidia. La envidia, resistencia al cambio y a quienes lo promueven. No cambiar, embota la capacidad creativa. Donde no hay creación, se degrada la vocación humana de soñar, imaginar, tener visión, proyectar, arriesgarse, y añadir vivencias profundas e insospechadas al pasaje del hombre por el mundo.

            • "Estoy de acuerdo en que la función de la escuela sea educar, mas de ninguna manera domesticar (...) Odio la escuela. Tú no le imaginas cuánto odio yo ese lugar. Primeramente, la atmósfera represiva que allí impera, los maestros, tan parecidos a comandantes de ejercito (...) Todos los alumnos aprenden allí como animales domésticos (...) Ahogan lodo talento y no permiten a ningún alumno desarrollarse de acuerdo con sus aptitudes, posibilidades y personalidad". Estas palabras, pronunciadas por el niño Albert Einstein de siete años a su hermana Maia de cinco, no expresan sólo un descontento y una protesta para con el sistema escolar (el mismo que aún hoy, luego de casi un siglo después, persiste), sino también una meditación acerca de la función y el objeto mismo de la educación.

              • La educación es en esencia un concepto conservador, en el sentido de cuidar, mantener y respetar las tradiciones. A deberemos agregarle un marco de cambio. Se "hace camino al andar", se hace camino cuando logramos el equilibrio entre tradición (masoret) y cambio (shinui).

                • por Marcos Weinstein

                  A medida que los grupos de Derechos Humanos tomábamos conciencia que los adultos que habían sido contemporáneos del genocidio argentino, y aun teniendo entre sus familiares o amigos a algún desaparecido, o afectado indirecto, por las acciones de la dictadura cívico militar, no se interesaban participando en las actividades que efectuábamos en las demandas de Justicia, o Verdad, o Memoria, y más adelante las tres propuestas juntas como temas de acción, decidimos que había que informar y dar participación a las generaciones jóvenes en el conocimiento de lo verdaderamente sucedido.