Catedrático keniano en diálogo con el CJL: "El desafío del terrorismo es de enormes proporciones"

El Dr. Joseph Wandera contó cómo se vive en su país luego del atentado a una universidad en el que murieron 148 jóvenes

El Dr Joseph Wandera, Catedrático sobre el Islam y las relaciones entre Cristianos y Musulmanes en la St Paul's University de Kenya, dialogó con el CJL acerca de la situación luego del atentado y la convivencia interreligiosa en ese país.

¿Cómo están representadas las diferentes religiones en la población general de Kenia?
Las estadísticas religiosas son un tema muy controvertido en Kenia. Si bien el país es predominantemente cristiano (en torno al 80), una minoría importante son musulmanes (10-15). Sin embargo, los musulmanes han acusado al Gobierno de no representar la población musulmana en las estadísticas oficiales, en un esfuerzo por socavar su presencia en Kenia. Otros credos practicados en Kenia incluyen las religiones tradicionales africanas: el hinduismo, el Bahai, el sijismo, etc.

¿Cómo viven e interactúan las minorías con el resto de la sociedad?
Kenia es un país de gran diversidad étnica, lingüística, cultural y religiosa. Sin embargo, las minorías étnicas/nacionales, tales como los nubios y los somalíes, permanentemente se quejan de la marginación en la representación política y la asignación de recursos. También se quejan de enfrentar dificultades en el acceso documentos de ciudadanía en comparación con otros kenianos. En los últimos años el conflicto político en líneas étnicas ha aumentado dramáticamente, exacerbado por la combinación de los políticos que dividen y el declive económico. Minorías lingüísticas como la Terik, Sengwer y Suba son desafiados por la casi extinción de sus lenguas. Una de las primeras observaciones realizadas por muchos estudiosos es que los musulmanes son marginados en el cuerpo político de Kenia desde diferentes perspectivas. Por ejemplo, durante el régimen de Moi, se empleó un simbolismo cristiano idiosincrásico para inscribir la nación y apoyar a su gobierno autoritario. En este imaginario nacional, las minorías religiosas no pueden ser acomodadas. Aunque la relación ha sido en general una de la tolerancia, las divisiones entre los cristianos y los musulmanes son de creciente importancia, especialmente en el actual contexto de las actividades terroristas.

¿Qué se sabe sobre el ataque y los perpetradores?
Es difícil ser categórico sobre esto debido a que las investigaciones todavía están en curso. Sin embargo, entiendo que el grupo terrorista Al Shabab se atribuyó la responsabilidad justificando el ataque por la presencia de militares de Kenia en Somalia. 

¿Cómo pasó las Pascuas la comunidad cristiana después del ataque?
Una comunidad de duelo y profundamente traumatizada. La mayoría de los cristianos están desconcertados por el terrible ataque. Las iglesias, sobre todo dentro de la ciudad están siendo fuertemente vigiladas por los organismos de seguridad. Hay una cierta sensación de impotencia. Los líderes religiosos de todas las divisiones sectarias han condenado el ataque enmarcándolo como sin sentido, pero también han llamado a la moderación a fin de que la población musulmana en Kenia no sea víctima injustamente. Hay muchos cristianos, ignorantes de la complejidad del tema, que están muy desconfiados y hasta enojados con los musulmanes, especialmente de la etnia somalí. Esto es muy evidente a través de los mensajes compartidos en las redes sociales.

¿Cuál es el sentimiento de la población en general hoy en día?
Hay sensación general de vulnerabilidad, no sólo por que los ataques terroristas no se vuelvan regulares, sino también por las deficiencias sistémicas de los órganos de seguridad debido a la corrupción y la ineficiencia. Pero hay que reconocer que el desafío del terrorismo es de enormes proporciones en un país que enfrenta dificultades económicas, como Kenia.

¿Cuál es su lectura del ataque?
Se vuelve más complicado cuando tratamos de entender las razones de este ataque. Esto es parte de una estrategia global más amplia por parte de grupos terroristas para causar miedo y desaliento entre los ciudadanos inocentes. En primer lugar, hay una falta de capacidad del Estado, en particular en los ámbitos de la policía, la inteligencia y la aplicación de la ley. En segundo lugar, el terror se nutre de una "creencia movilizadora", como el salafismo/extremismo yihadista, y en tercer lugar la existencia de "agitadores" que propagan estas ideas y crean una fuerza terrorista eficaz. Por lo tanto, Kenia debe adoptar un enfoque multifacético hacia la comprensión y la lucha contra este desafío.

¿Cuáles son sus sentimientos dada su participación en el desarrollo de las relaciones entre cristianos y musulmanes?
Ciertamente, el ataque ha puesto a prueba incluso aún más las ya frágiles relaciones entre musulmanes y cristianos. Esto hace que nuestro trabajo de construir puentes sea más difícil. Pero estamos decididos a continuar persiguiendo todas las vías de participación positiva hacia la paz. No debemos renunciar a la esperanza, un tema importante en muchas tradiciones religiosas.